Bagels caseros, con semillas de amapola o sésamo


¿Bagels? ¿Biguels? ¿Beiguels? ¿Cómo se pronuncia? ¿Alguien lo sabe? Porque yo lo debo hacer muy mal, tanto, que mi novio pensó que iba a hervir y meter al horno unos ricos beagles! (aunque no debo tener solamente yo el problema de bagels-beagles, y sino mirad esta imagen).


Este mes Bake the World nos propone hacer unos bagels. Para quien no sepa que son los bagels se trata de unos panes que, aunque se han hecho populares en New York (y sus "brunches"), su origen está en Polonia, en la comunidad judía. Son redondeados, con agujeros y semillas. Rico, rico (tanto que no han quedado ni las semillas).


Y fáciles. No sé porque pensaba que eran un poco más complicados de hacer, por el hecho de hervir el pan antes, pero no. Os animo a prepararlo en un almuerzo con amigos, quedaréis como reyes.


¡Manos a la masa!
(del blog de la magnífica Alma, de Objetivo Cupcake)

(a diferencia de Alma, yo lo he preparado con panificadora)

Primero, en un bol, ponemos los ingredientes sólidos (harina, la levadura y la sal). Mezclamos. Hacemos lo mismo en otro bol con los ingredientes líquidos (huevo batido, agua y aceite).
En nuestro caso, vamos a prepararla en la panificadora así que pondremos los ingredientes líquidos en su recipiente. Encima ponemos los ingredientes sólidos y seleccionamos el programa "masa de pasta" (son unos 15 minutos de amasado). Si lo hiciésemos a mano, amasaríamos al menos 5 minutos, hasta que no se nos pegue en las manos (intentad no poner más harina, salvo que sea estrictamente necesario).

Dividimos la masa (en mi caso en 8 y quedan unos bagels generosos jaja), hacemos unas bolas, cubrimos con un paño limpio y dejamos reposar 35 minutos.

Ahora, hacemos unos agujeros en el centro (yo me he ayudado de una vara de madera) y dejamos levar una media hora.

En este momento vamos a poner a hervir un cazo con agua (mientras precalentamos el horno a 220-230ºC). Cuando hierva, vamos metiendo los bagels (uno a uno, o de dos en dos, los que quepa a la vez para que no se peguen), 2 minutos por cara. Sacamos sobre una rejilla para que escurra. Pasamos a la placa del horno, pintamos generosamente con huevo y ponemos semillas de amapola o sésamo.

Horneamos 15 minutos o un poco más para que se dore.

¡Y listo! Dejamos que se enfríe y ¡a disfrutar!


Por cierto, mañana es el último día para participar en el concurso del blog!! El miércoles nos vemos con las propuestas :)