Muffins de semillas de amapola y limón para celíacos

Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C

Otra mañana que me paso por aquí para traer una receta. Esta vez es algo diferente a lo que suelo hacer.



Se trata de unos muffins un tanto especiales y es que no llevan harina de trigo, sino una mezcla de harina de maíz y harina de soja.



No sé si habéis oído hablar de la harina (integral) de soja. Yo hasta hace cuatro días no sabía de su existencia hasta que desde Int-Salim (grupo Salud e imaginación) me enviaron una caja de sus productos. Se trata de una harina muy fina, sin gluten (como la de maíz, por eso la pueden tomar los celíacos), rica en fósforo y vitamina K, además de otras propiedades propias de la soja (por lo que es buena para la menopausia). Os animo a probarla porque tiene un sabor muy especial. Queda unos muffins con un aroma muy diferente al de la harina común de trigo, esponjosos y pero algo compactos (sin ser seco). Os dejo una imagen del paquete de la harina por si queréis comprarla y no sabéis como es:
¡No me enrollo más que el tiempo no sobra! Espero que os guste tanto la receta como a mí prepararla para vosotros 


(del libro Step by Step, adaptado a celíacos)



¡Y listo! la textura no tiene nada que ver con los muffins de harina de trigo y, aunque su aspecto pueda sugerir que están secos, nada más lejos de la realidad pues son bastante esponjosos. Aun así, se han de guardar en un tarro hermético para que se conserven lo mejor posible, sin secarse.