Savarin: un dulce francés de la mano de Whole Kitchen


Whole Kitchen en su Propuesta Dulce de junio nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: SAVARIN. Un dulce con un sabor muy tradicional, que se puede o no acompañar con fruta. 


No sé si habréis visto algún Savarin más hoy, supongo que sí, y es que las propuestas mensuales dulces de Whole Kitchen han vuelto. Las echaba ya de menos. Me parece un buen modo de descubrir nuevas recetas y obligarte a hacerlas. Esta en concreto no la conocía y en casa nos ha gustado mucho.


Antes de poner la receta os quería comentar una cosa sobre el molde. Normalmente, venden moldes especiales para hacer este dulce, con varios tamaños y formas, pero no hace falta comprarse uno específico: puedes usar un molde cualquiera de rosca. Lo mismo que puedes cambiar el zumo de naranja por zumo de limón o leche en caso de no tener disponible.

(la receta es de este video)




En el bol de la batidora, ponemos los ingredientes secos tamizados. Encima, ponemos los huevos (batidos previamente o no, como os sea más fácil calcular el peso). Disolvemos la levadura en un poco de la leche y la incorporamos junto con la leche restante, el zumo de naranja y la ralladura de limón si no la hemos echado antes.

Empezamos a batir a potencia media-alta (no tengáis miedo en sobrebatir). Mientras, vamos añadiendo la mantequilla en pequeños trozos hasta que se integre. 

Engrasamos nuestro molde. Para que sea más fácil ponerlo, metemos la masa en una manga y repartimos buen por el molde, de forma que quede uniforme. El molde ideal es el que llene la mitad del molde. En mi caso he usado un molde alto y con un diámetro pequeño (realmente es para un molde de Savarin de 25cm). Ahora, dejamos que leve hasta que llegue al borde del molde sin pasarlo.

En ese momento, lo vamos a meter en el horno precalentado a 170-175ºC. En unos 30 minutos estará listo y podremos dejar enfriar nuestro savarin sobre una rejilla.

Mientras se va haciendo, prepararemos un almíbar. Tal cual es un bizcocho seco, por lo que hay que bañarlo. Yo he puesto 200g de azúcar y lo he cubierto con agua, le he puesto la piel de un limón y una naranja y un chorrito de licor de naranja. Lo dejas en el fuego medio hasta que espese ligeramente.

Sumergimos el savarin en el almíbar y lo bañamos bien, que lo absorva todo y quede bien borracho.

A la hora de decorar yo he optado por mucha nata y unos hilos de dulce de leche rebajado con nata... ¡delicioso! :)


Si os gustan los sabores tradicionales, os va a encantar, ya veréis :)

Besos,






P.D.: Llevo unos días sin tiempo para nada. Creo que necesito días de 36 horas, al menos podría descansar lo que necesito jajaja. Así que perdonarme si la frecuencia de publicación es baja. Espero compensarlo cuando tenga más tiempo :)